Mi hijo prefiere estar solo, ¿eso es malo?

Es común que los niños pequeños le teman a estar solos. La oscuridad, la noche, el frío, estar sin mamá o sin papá puede ponerlos nerviosos y hasta podrían terminar rompiendo en llanto. Sin embargo, existen niñas y niños que, pese a su edad, se sienten más a gusto a solas que rodeados de gente.

De acuerdo a su personalidad y al ambiente en que ha sido criado, un niño podría estar a sus anchas cuando nadie más está cerca. A muchos pequeños les encanta la interacción con personas mayores, probablemente porque han desarrollado la capacidad de mantener conversaciones y ser, a menudo, más agudos que el resto de chicos de su edad. Por otra parte, otros sencillamente son introvertidos.

 

Esta cualidad determinará que se ocupen en tareas que demanden concentración superior y mucha paciencia: pintar, dibujar, armar rompecabezas o figuras con legos. Incluso, si ya han aprendido a hacerlo, leer se puede convertir en una afición diaria.

Los padres al darse cuenta de lo especiales que son sus hijos no deberían sentirse pasmados ni aterrarse ante la idea de el menor sea antisocial, salvo que existan otros síntomas preocupantes: si no habla, si llora o se aturde fácilmente ante la presencia de otras personas, si se abstrae en su mundo, tal vez deberías consultar con un especialista. Incluso, el aislamiento podría evidenciar fobias más importantes o bullying escolar. Por eso es tan importante que prestes atención detallada y silenciosa a su conducta.


Si por lo contrario, solo es tímido o muy maduro para su edad, no entres en pánico. Compréndelo y dale su espacio, te agradecerá toda la vida esa libertad.

Etiquetas : , , , , , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados