Vive las fiestas en familia: ¡10 actividades de Navidad con tu niño!

La Navidad es una de esas fiestas que, definitivamente, une a grandes y niños. Y su radio de influencia es tan grande, que literalmente se siente en el aire, se huele, se palpa y se disfruta. Yo por lo menos soy su fan número uno y ahora que empezamos diciembre, disfruto con todo de cada pequeño detalle que el ambiente navideño nos trae: desde ver comerciales navideños en la TV, hasta pasear por las tiendas engalanadas con guirnaldas, adornos, arbolitos y todo tipo de artilugios navideños.

Pero cuando tenemos niños nos puede asaltar la duda: ¿cómo inculcar en ellos el espíritu navideño?, ¿es que este es innato o aprendido? Yo no recuerdo cuándo fue que empecé a sentir ese cosquilleo en la barriga y golpeteo en el corazón (sí, similar a cuando uno se enamora) que me indicaba que se acercaba la Navidad…

Todo lo que recuerdo es esa alegría de que se acababa el año escolar, de que llegaba el verano y que todo se iba viendo cada vez más alegre dentro y fuera de mi casa: las luces multicolores y los arbolitos en las ventanas, el olor del panetón (pan dulce) servido en la mesa (un dulce o pastel navideño), del pavo en el horno y del chocolate caliente, inundaban las calles y plazas de mi barrio enbelleciéndolo aún más.

¡El espíritu navideño!

El espíritu de la Navidad abarca lecciones invaluables de vida que podemos inculcarle a nuestros hijos, como compartir, pensar en el otro y no en sí mismo, desarrollar los sentimientos de amor, compasión y buena voluntad, valorar a la familia, los amigos y en general a las personas que queremos, y pasar momentos agradables con ella, forjar y construir su personalidad en base a las experiencias positivas que se viven en el día de Navidad y en todo el tiempo en que esta fiesta comienza a vislumbrarse.

Lo que conocemos como espíritu navideño puede definirse como ese sentimiento de bondad y de alegría infinito que nos hacen querer no solo ser felices, sino hacer felices a los demás. Esta sensación nos hace percibir todas las cosas como bellas, buenas y posibles aún de ser mejores. Miramos a nuestro derredor con esa sensación de querer repartir amor y desear que todos se sientan tan felices como nosotros lo somos.

Por ello, no debemos pasar por alto esta celebración y hacerlos participar de ella, en su más mínimo de talle. ¿Cómo? Aquí te doy diez ideas con las que tu niño y tú pasarán la mejor de las navidades.

Actividades para vivir al máximo la Navidad con tu niño

Puedes comenzar con tus actividades navideñas desde el primer día de diciembre o incluso desde la última semana de diciembre.

  • Armar el nacimiento y el árbol

Te podrá parecer algo ya sabido, pero, aunque no lo creas, conozco a muchas familias que descuidan esta tradición por trivializarla y reducirla a algo tan solo material. Armar el nacimiento y el árbol no es tan solo colocar animalitos de juguete y muñequitos en el pesebre, es representar a través de ellos el momento en que Jesús nació, en un pesebre, rodeado de animales de granja y de la naturaleza que rodeaba el pueblo de belén. Que, a pesar de ser el hijo de Dios, vino al mundo de la manera más humilde posible.

Esta es la primera gran lección que tu niño debe aprender y que muchos olvidamos en Navidad, por priorizar los regalos, la cena y muchas otras cosas, que a la larga no tienen que ver con su origen. Cono sabemos, representar el nacimiento o belén es un tradición iniciada por San Francisco de Asís hace siglos justamente para recordar este maravilloso episodio religioso. Normalmente, se arma el nacimiento las primeras semanas de diciembre,, aunque hoy en día se estila hacerlo incluso en noviembre.

  • Adviento

Los católicos esperan el día del nacimiento de Cristo, preparándose para esta fecha cuatro domingos antes. Cada domingo, se canta, reza y lee un segmento de la Biblia, alrededor de una corona de ramas en las que se colocan cuatro porta velas. Cada domingo se encenderá una vela. Cada representa una virtud, la cual hay que practicar con énfasis en esa semana. La primera representa el amor; la segunda, la paz; la tercera, la tolerancia; y la cuarta, la fe.

Puedes aprovechar esa celebración religiosa para reunir a tu niño y a toda la familia para orar juntos, explícale lo que significan cada uno de estos valores a practicar y la importancia del nacimiento de Jesús en la historia de la humanidad.

  • Manualidades

Puedes trabajar con tu niño en familia y reforzar en su interior el significado de la Navidad haciendo juntos manualidades sencillas, como recortar, colorear, forrar y armar adornos navideños. Hay un sinnúmero de revistas y manuales, incluso tutoriales en Internet sobre cómo hacerlo, qué materiales se necesitan, etc.

Elige un día de la semana en que se encuentre toda la familia y siéntense juntos a hacerlo. Incluso, le puedes pedir a tu niño que comparta contigo lo que ha aprendido de manualidades navideñas en el colegio, pues es muy común que en diciembre, los centros educativos las practiquen con los niños como parte de su actividad escolar. Pueden hacer mini-belenes o nacimientos, adornos navideños para decorar el árbol, estrellitas, guirnaldas, moños, muñecos, ángeles, animalitos, etc.

  • Cuentos de Navidad

Los cuentos y, en general, la literatura, ejerce una poderosa influencia en la cultura y en la sociedad, aún cuando esta no sea notoria. Como ejemplo te menciono que cuando Charles Dickens escribió su cuento «Canción de Navidad» en 1843, en Inglaterra, ya casi se estaba extinguiendo la celebración de la Navidad, por disputas políticas y religiosas de la época. Este cuento tuvo tanto impacto que revivió el espíritu navideño, se expandió  por muchos otros países hasta que se le nombró feriado. Hoy en día esta fiesta es universal.

Léele un cuento de Navidad a tu niño de ser posible todos los días, sino, tres veces por semana. Hay muchísimos libros de cuentos navideños y en Internet puedes encontrar otros tantos. Consigue libros que tengan abundantes imágenes ya que, visualmente es que los niños captan mejor la información. Lee el cuento junto a él antes de dormir o mejor aún, en un momento que él te lo pida.

  • Navidad es compartir

Uno de los más nobles sentimientos que nos trae la navidad es el poder compartir, especialmente, con los menos afortunados, tal y como nos lo enseñó Jesús, el protagonista de esta celebración. Inscríbete en alguna asociación civil, parroquial o de otra índole que esté organizando alguna labor social que implique donativos, regalos, etc., y preparen juntos lo que van a ofrecer.

Recuerda que compartir no es dar lo que nos sobra, sino algo de nosotros. O también pueden orgnaizar ustedes mismos como familia, una mini cruzada de ayuda a familias necesitadas. Prepara con tu niño, con amor sus donativos a entregar y ve con él a entregarlos para que experimente esta bella emoción de hacer feliz a otro.

  • Películas navideñas

Hay una gran variedad de películas navideñas para ver en casa y que pueden aprovechar para pasar agradables momentos en familia. Empezaría por recomendarte la versión del cuento de Charles Dickens, «Canción de Navidad«, que protagonizó George C. Scott en 1984, para mí, la mejor de todas, que nos enseña el verdadero significado de la Navidad. Para los más pequeños puedes elegir la versión animada de Robert Zemeckis (creo que en España y Latinoamérica la titularon «Los Fantasmas de Scrooge») que tiene efectos fantásticos.

Otras películas que te recomiendo son:

  • El Expreso Polar- director Robert Zemeckis, con Tom Hanks como voz principal.
  • El Grinch – Jim Carrey.
  • Milagro en la Calle 34.
  • Pesadilla antes de Navidad- Tim Burton.
  • Mickey Descubre la Navidad – Clásico de Disney.

Aquí tienes el tráiler de una de ellas:

Recuerda verlas todos juntos en casa un día en que puedan reunirse en familia, luego, comenten sobre las incidencias y las moralejas que nos dejan. Fíjate también las carteleras del cine, que suelen programar películas de Navidad; es una gran ocasión para pasar un día juntos fuera de casa.

  • Sorpresas de Navidad

Incentiva la emoción de la espera del gran día en tus niños, con sorpresas diarias. Te doy una idea: que cada mañana del mes de diciembre ellos encuentren una sorpresa en su habitación: por ejemplo una figurita navideña pegada en su calendario, que puede ser un ángel, un pastorcito, una estrella navideña, un muñeco de nieve.

También puedes comprar adornos navideños diversos o tarjetas y dejárselos en su mesa de noche cada día; así, cuando despierten, lo irán colocando en el árbol o alrededor del Nacimiento.

Una vecina a quien le encantaba hacer manualidades, me contó, hace años, que preparaba sorpresas para sus niños todo el mes de diciembre de la siguiente manera: preparaba alfombrillas de colores con figuras navideñas, muñecos y accesorios, y el número de la fecha que tocaba ese día. Luego, adhería la alfombrilla o tela a la ventana, de modo que cuando los niños corrían la cortina, se encontraban con esa sorpresa pegada en la ventana.

  • Villancicos

Los villancicos son literalmente, música en los oídos, cuando de época navideña se trata. En mí, al menos infunde una alegría y me regresa a mi infancia, cuando armábamos el nacimiento y los fuegos artificiales… ¡qué emoción!

Comparte esa alegría maravillosa con tus hijos enseñándole a cantar villancicos. Practiquen durante todo el mes una selección de ellos, que elijan juntos para, luego, cantar en familia frente al niñito Jesús en Navidad.

  • Cena Navideña

La cena navideña no tiene que ser hecha por una sola persona. Pon a tu niño a ayudarte en la cocina e involúcralo en el proceso, desde el hacer las compras en el supermercado. Enséñale a preparar cada uno de los potajes que prepararán. Verás que él mismo incluso te va apedir que le dejes ayudarte.

Decoren juntos la mesa de Navidad luciendo su mejor vajilla, cubiertos y manteles, dispongan cada una de las viandas, de modo que se vea visualmente atractiva.

  • Paseos Navideños

Nada como disfrutar de las calles y plazas en época navideña. Salgan en familia a la calle y sientan todos el espíritu de la navidad inundándolo todo. Vayan al teatro, al cine, salgan de picnic, paseen por las tiendas y centros comerciales, salgan a almorzar, desayunar o cenar en algún restaurante y pidan algún potaje típico de la Navidad.

Lleva a tus niños a algún espectáculo navideño, como «la casa de Papá Noel», actuación, cantos de villancicos corales, shows artísticos diversos, etc., en esos espacios, sin duda, tu niño va a disfrutar a mil de las fiestas.

Con todas estas ideas estoy segura de que tu niño descubrirá lo maravillosa que es la Navidad y lo disfrutará a plenitud, tanto como tú y el resto de la familia, así que, ya lo sabes…¡a celebrar en familia!

Imagen: Wallcoo, BenidormLive, Wallcoo, HijosDeSanPabloEnCamino, Navidad.es, Segullah, Cambio, Cracked, TodoHumor, AccessAtlanta,  ElVenezolanoes, Let’sWow.

Etiquetas : , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Carla Gonzales

Egresada de Literatura en la UNMSM, periodista y correctora de textos y estilo. Actividades: leer, escuchar rock clásico, jazz, blues, proyectos literarios.