¿Tu hijo no se despega de la computadora? ¡Te enseñamos cómo ayudarlo!

Pasan las horas y no se despega de esa pantalla. Si tu hijo ha desarrollado una especial afición a pasar más tiempo frente a la computadora antes que conversando, jugando con otros niños o divirtiéndose sanamente, entonces podríamos estar frente a un problema serio. 

Los niños  y adolescentes de 5 a 16 años en la mayoría de países tienen responsabilidades académicas, nadie lo niega, sin embargo, aún son muy jóvenes para agobiar sus cerebros con tantos estímulos visuales, al mismo tiempo que lastiman su salud. Es cierto que tienen tareas por terminar, todos saben que los niños adoran los videojuegos y, últimamente, al igual -o incluso más- que los adultos, ellos emplean las computadoras para crear y mantener vidas virtuales mediante redes sociales, pero, ¿hasta qué punto es saludable emplear la computadora a esta edad?

holo

Antes de tomar decisiones drásticas y quitarle la computadora a tu hijo, serénate y piensa en qué es lo que lo lleva a destinarle tanto tiempo a dicho artefacto. Veamos las causas más comunes:

– Los niños solitarios por naturaleza ya no tienen la necesidad de relacionarse con el resto porque tienen todo al alcance de un clic.

– Las computadoras conectadas a Internet les ofrecen a los niños un mar de posibilidades de diversión.

– Las tareas académicas suelen requerir de Internet, por ende, del uso de una computadora.

– El niño siente desagrado en su entorno, posiblemente por una situación tensa en su familia, así que se aísla en su mundo.

No lo culpes, él es aún pequeño, mas tú debes ayudarlo a forjar su temple y a formar su autocontrol.

Ahora, presta atención a lo que puedes hacer si tu hijo o hija es quien vive esta situación que, quieras o no, también te involucra.

– Diagnostica a qué se dedica tu hijo cuando está sentado frente a la computadora. No es lo mismo jugar, que chatear, investigar o escribir, más de un niño podría tener un pasatiempo creativo y tú podrías estar prejuzgándolo.

N

– Modera su tiempo. Hazlo siempre con amor, pero sé enérgica. Si le das dos horas de diversión, que sean solo dos. Así respetará tu palabra y sabrá que cumples tus promesas.

Organiza actividades con él o sus amigos: Deja que redescubra la emoción del contacto humano. Visiten nuevos lugares, coman comida que nunca antes hayan probado. Apaga tu celular y concéntrate en tu hijo, que vea en ti a un ejemplo.

Acompáñalo en sus hobbies. Disuádelo de seguir sentado frente a la Play Station o a su laptop sentándote cerca a él. Suena cruel porque tú misma sabes que es incómodo que alguien esté merodeando mientras otra persona realiza sus actividades, pero tu hijo percibirá tus verdaderas intenciones: que deje la computadora.

Compréndelo: Si está pasando por un momento difícil, por un mal resultado escolar, por la ruptura con alguna novia, o por la frustración que podría producirle un problema familiar, dale tiempo. Tal vez solamente sea una fase que con el tiempo superará.

 

Etiquetas : , , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados