Miedo a dormir solos… ¡Venciendo los temores de los niños!

¡Ha llegado el momento de dejar la cuna de lado y no esperar hasta que se duerma para irte a dormir! Tu hijo tiene miedo y no sabes qué hacer.

Cuando eras muy pequeña dormías con la luz prendida, de lo contrario esa lámpara antigua que iluminaba todo el lugar era tu mejor amiga para evitar ese traumático momento en el que mamá o papá pasaban por tu habitación para apagar la luz.

¿Ya no recuerdas ese primer día durmiendo sola? Todos los temores que se generaron en tu pequeña imaginación son naturales también en tu hijo,que aunque ya es grande no se siente seguro y preparado para enfrentar ese tiempo sin compañía en el que hay que convivir con personajes y voces que nos parece escuchar.

El miedo como forma de protección

Muchas veces los padres confundimos el miedo con la cobardía o la desconfianza. En varias ocasiones empujamos al pequeño a hacer cosas de las que no se siente seguro y en ocasiones terminamos por generar un problema mayor a partir de un hecho que no tendría porqué ocasionarlo.

La actitud que los padres deben tomar frente a los miedos de los niños es muy importante y debe ser la más adecuada. El miedo genera varias cosas positivas, una de ellas y la más importante es la inteligencia.

  • Es a través del miedo que los niños empiezan a crear formas de protección, encuentran nuevas formas de impedir que ese personaje fruto de su imaginación se acerque a ellos, disponen la habitación de tal forma que siempre estén cerca de la lámpara de noche y así van desarrollando habilidades.

  • El miedo desarrolla la imaginación, les permite crear objetos, imaginar modos de defensa, estar preparados mentalmente por si algo les pasara.

¡Sentir miedo no es malo y es una de primeras motivaciones en la historia del hombre para construir fuertes, desarrollar armas y estrategias que puedan garantizar le vida por más tiempo!

¿A qué edad deben dormir solos?

No hay una edad determinada, cada niño es completamente distinto, el momento en el que están preparados para dormir solos, solo lo saben ellos y no podemos forzarlos. No se educa ni se entrena a la hora de dormir. Cada niño siente la necesidad algunos desde el primer día de nacido, algunos a los 4 o 5 años.

Lo que todas las madres deberíamos saber es que en algún momento va pasar, puede ser una espera muy corta o muy larga pero pronto pasará.

Lucero Papa Burgos, Psicóloga y blogger de Mamá de Dos Chancletas nos da algunos datos: “La rutina a la hora de dormir es básica. Los bañamos, les damos la leche, les damos algunos masajes si son bebes. Todas estas cosas nos avisan que ya está cerca la hora de dormir.

Cuando están más grandes se identifican con la hora de tomar el lonche, de cepillarse los dientes, de leer un cuento”

Conocer el terreno: la habitación propia

Se trata solo de ir conociendo cada rincón de su habitación, hacerle saber que tiene la seguridad de abrir y cerrar cada uno de los cajones, que puede jugar en todo alrededor y de esta manera hacerle saber que es un lugar seguro, que le pertenece y que todo lo que está alrededor es totalmente suyo.

Lucero Papa nos dice “El esperar a que los niños decidan dormir solos no significa que los padres no propiciemos el espacio y las condiciones adecuadas para dormir”

Se les debe mostrar ciertas actitudes para que ellos vean cómo sus padres duermen solos, preparar su habitación con un peluche, una lámpara junto a su cama y cosas por el estilo.

Para iniciar este proceso es básico ir reconociendo el lugar. Se puede aumentar gradualmente el tiempo que pasa a solas, ya sea en su habitación o mientras toma una siesta luego de haber realizado alguna actividad física.

Con el tiempo tu pequeño irá generando independencia en este aspecto y aunque habrá que estar atento durante la noche, muy pronto podrás dormir tranquila y segura.

Agentes de ayuda

Tal como veíamos en un artículo anterior, los niños encuentran entre sus pertenencias algunos objetos con los que mantienen una relación muy estrecha. A  estos materiales se les llama objetos de apego y estos son claves durante el proceso para aprender a dormir solos.

Si tiene una manta, una funda, un oso de peluche o un muñeco que tiene que ver antes de dormir, es importante que esté ahí. Procura lavarlo o dejarlo fuera de su cama solo mientras sea de día.

Establece una rutina para la hora de dormir

En la infancia, la seguridad está relacionada con la rutina. El mantener una frecuencia y un horario para las cosas les hace sentirse más seguros. Sabiendo esto es básico que establezcan juntos un horario para desarrollar diferentes actividades.

La llegada de la noche debe ser un indicador de que la hora de dormir está cerca pero debemos evitar usar las palabras “oscuro” y “oscuridad” ya que ellos lo asociarán directamente con alguno de sus miedos o personajes creados.

Al respecto del tema de la oscuridad Lucero comenta: “El tema de la oscuridad es aprendido, si los papás no le enseñamos a nuestros hijos que en la oscuridad pasan cosas, él no va aprender lo contrario. Son las influencias a las que él está sometido”

El tema del horario es importante, se debe procurar enseñarles la diferencia entre día y noche y saber que durante esta última es cuando la gente duerme. Nueve de la noche es un excelente hora para dormir.

Como verás, esta experiencia no debería ser nada traumática, es solo una parte del proceso y justo eso es lo que nos dice Lu en el texto que les dejo como cierre de nota.

“La niñez es una etapa muy bonita tanto para padres como para niños, por eso debemos procurar no generar situaciones dramáticas donde no la hay, tratar de reducir angustias, y darnos cuenta que son distintos. Paciencia, buen humor y tener en cuenta que tener hijos no es fácil”

Imágenes: CrecerFeliz, LicMonica, Gabiell27, Erick y Cindy, Crecer Feliz.

Etiquetas : , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados