¿Cómo evitar que mi hijo sea agresivo?

Ser padre no es sencillo, pero nadie nace sabiendo. Una de las preocupaciones más grandes de todos aquellos que estén caminando por el sendero de la paternidad es la de no criar hijos agresivos.

Que un pequeño te jale el cabello o responda con un manotazo cuando le pides un besito no debería alarmarte. Ellos aún están desarrollando su capacidad de articular palabras, pero tienen la necesidad de hacerse entender, y como aún no controlan sus impulsos, pueden llegar a ser agresivos en algún momento. Aproximadamente cuando tienen dos años los niños actúan de esta forma: muerden, empujan, jalan y golpean -o intentan golpear- a quienes los incomodan o también de la nada. Cuando ya empiezan a crecer es cuando comenzamos a dudar de cómo estamos criando a nuestros vástagos.

Sabemos que te inquieta que estas conductas se vuelvan una constante, así que lo recomendable es que le comuniques que no está bien. Emplea tus palabras, una voz firme y tu mirada.

Agresivo 2

Reprende a tu hijo o hija si ves que agrede a alguien y hazlo cuanto antes. De esta forma, asociará su mala acción con tu respuesta y evitará hacerlo.

– Tienes que hablarle con un tono de voz seguro, sin gritarle, pero tampoco suplicándole.

Apártalo de la persona a la que lastimó, para que evite dañarla y que se dé cuenta de que se quedará solo y no podrá jugar si sigue pegándole a los demás.

– Procura tener la misma reacción cada vez que se porte mal.

No pierdas el control. Evita gritarle o tu hijo podría convertirse en un niño nervioso.

Habla con él. Aunque no hable claro, él te entiende. Pregúntale qué pasó, no lo culpes por todo. Imagina que la otra persona pudo haber sido quien empezó el conflicto.

– Ayúdalo a gastar su energía física jugando con él a diario. Llévalo a un parque, júntalo con sus primos o amiguitos. Cuando un niño está cansado no siente la necesidad de golpear.

– Evita que vea programas de TV cargados de violencia y si llega a hacerlo dile sin turbarte que aquella acción que realizó el personaje del show no fue la mejor.

– Recurre a un psicólogo. La ayuda profesional no debe ser vista como el último recurso. Si tienes dudas, busca a un psicólogo infantil y recibe sus consejos.

– Compensa amorosamente sus buenas acciones y hazle saber lo orgullosa que estás de él (refuerzo positivo).

Fuentes: BabyCenter y Padres.Facilisimo

Etiquetas : , , , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados