Cómo disciplinar a tu niño con las frases adecuadas

Corregir o disciplinar a tu niño puede ser un verdadero reto a la paciencia, por ello, en esta nota, te recomiendo cómo hacerlo sin emplear frases erróneas que más que solucionar, empeorarán las cosas.

Cuando un niño empieza a dejar de ser bebé, explora el mundo que le rodea, pero también a las personas. Y en su aprendizaje constante, comenzará también a aprender a respetar la autoridad de los padres a través del desafío.

Esto parece una contrariedad, pero es parte de la formación de su propia identidad y personalidad.

Un niño a quien  no se corrige, se convertirá en un engreído que creerá que el mundo gira alrededor de él, será desconsiderado con respecto a los sentimientos y derechos de los demás, y no sabrá controlar sus impulsos emocionales y físicos a causa de ello. Pero a veces los padres sucumben ante su imperiosa fuerza de voluntad y se dejan manipular.

Otros, se van al extremos contrario. Tratando de controlarlos y disciplinarlos, emplean frases, que, muchas veces son heredadas de sus propios padres, y que no “curan la enfermedad” sino que la empeoran.

Un niño puede salir confundido y lastimado, si no empleamos el lenguaje adecuado para hacerles ver que lo que está haciendo está mal. Por ello, en este post te recomendaré cómo corregir a tu niño verbalmente usando las palabras adecuadas.

Las frases más comunes que no debemos decir

En esta parte de la nota te enumeraré las frases comunes que usan los padres de familia para corregir a sus hijos, y que, la verdad deben desterrarse de su vocabulario, por ser nocivas para su formación y desarrollo emocional. A veces no lo hacemos por perjudicarlos ni hacerles el mal conscientemente, sino porque el cansancio, la falta de pacienca les gana, sin embargo, con un poco de ejercicio mental, las desterraremos poco a poco:

  • Me tienes harta (o)

Esta frase, lamentablemente la escuché desde que tengo memoria en la boca de mis familiares. Tener paciencia no es cosa fácil, y sobre todo si los padres son demasiado jóvenes, o demasiado mayores, fácilmente pierden los papeles, cuando un niño reta su autoridad.

Hay que tratar de desterrar esta frase, respirar profundo y contar hasta diez (esto nunca falla), volver a tomar bríos y explicarle al niño que lo que hace está mal. A veces uno se cansa de repetirles las cosas, pero precisamente de eso se trata, de insistir con la idea hasta que tu niño la capte.

  • Los niños no lloran

A mi hermano, primos y amigos les decían eso, y en verdad, con el tiempo, aprendieron a no hacerlo, a ser unos niños duros y fríos. Pensar que solo las mujeres lloran es un argumento por demás machista y que niega un sentimiento esencial del ser humano que nada tiene que ver con el género.

  • Me haces enfadar

Las frases que comienzan con “me haces….” indican que el niño tiene éxito al tratar de manipularte. Recuerda que lo que tienes que enseñarle es que hay una autoridad en el hogar a la que hay que respetar y el niño  aprenderá a través del desafío a las reglas. Si demuestras que su comportamiento tiene un efecto negativo en ti, él aprenderá que puede manipularte a su antojo y lograr lo que quiere.

  • ¿Por qué eres así?

Si le haces esta pregunta, tu niño tardará tanto como tú en encontrar la respuesta. Tus mensajes deben de ser más directos y enseñarle que lo que ha hecho está mal, no importa si antes lo hizo de nuevo. Enséñale que los actos tienen consecuencias, en vez de preguntarte y preguntarle por qué lo hace; recuerda, ellos aprenden del error.

  • ¿Por qué no eres como….?

Los padres solemos creer que porque comparamos a nuestros hijos con el hermano, primo o vecino, le estamos haciendo un bien. Al contrario, generarás resentimientos del niño hacia esas personas. Se sentirá menos valorado que ellos y pensará que es a ellos a quienes quieres más.

  • Eres un inútil

Achacarle al niño sus defectos, errores y traspiés no harán más que hacerles cometerlos de nuevo. Si los alientas a hacerlo mejor la siguiente vez, sería genial. Enseñarle lo que está bien y está mal es la mejor de las palabras, en vez de aplastar si incipiente autoestima. Con esas frases terminarás desalentándolo a esforzarse porque sabrá que nunca apreciarás sus logros.

Cómo corregirlo con las frases adecuadas

Las frases que debes emplear con tus niños deben tener las siguientes características para que surtan más efecto y te acerquen más a él:

  • Deben de ser directas: un niño tiene el lenguaje y la comprensión en formación por lo que darles largos sermones no servirán de nada. Diles concretamente lo que necesitan saber, lo que está bien y lo que está mal.
  • Deben de no hacerle dudar de sus capacidades: decirles que hizo algo mal, no significa que no pueda hacerlas bien. Debes decirle que él es un niño inteligente y capaz, pero que debe aprender a tomar buenas decisiones.
  • Si algo te ha enojado, dile que lo que hizo está mal, con mucha firmeza, pero nunca sin perder los papeles.
  • Aplica la estrategia para emplear frases en que necesites que realice una acción, con algo que a él le atraiga. Por ejemplo, si no quiere comer, en vez de decirle que se va a enfermar, dile “si no comes, te enfermarás y no podrás salir a jugar con tus amigos”.
  • Hazle siempre saber que lo quieres. A veces los niños confunden el castigo con el rechazo emocional. Peor si se emplea la violencia. Deja en claro que siempre lo vas a querer, pero que debe enmendar su conducta.
  • Nunca cedas a un castigo. Todo acto malo tiene consecuencias, y si se castiga con no ver la TV o jugar a la calle, de ningún modo debes ceder con frases como “por esta vez te voy a dejar salir/ ver la TV, jugar….”. En vez de eso dile: “Lo siento, te amo mucho, pero te portaste mal y hay una consecuencia por ello, estoy segura que la próxima vez lo harás mejor”.

La clave para que todo esto funcione es mucha paciencia, mucha práctica, mucho diálogo con el niño. Y no será una sola vez, tendrás que repetirlo una y otra vez, hasta que tu niño aprenda la lección que le quieres enseñar. Es todo un reto, pero lo podrás superar.

ImagenMiBebe, MundoActual, CuidadoInfantil.net, Rinconmujer.com, Guiainfantil.com.

Etiquetas : , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Carla Gonzales

Egresada de Literatura en la UNMSM, periodista y correctora de textos y estilo. Actividades: leer, escuchar rock clásico, jazz, blues, proyectos literarios.