¿Cómo controlar las horas en el Internet y en los video juegos de mi hijo?: ¡Los tips que te hacían falta!

Los niños están expuestos a muchas distracciones como el Internet o los video juegos, lamentablemente los padres no siempre están en casa para poder controlar a sus hijos y el problema se escapa de sus manos. Por eso en este post encontrarás los tips que necesitabas para poder re-organizarte.

Si no paro en casa…

Existe un tema complicado en los hogares de las mamis actuales, porque no paran en casa, no es como hace 30 años atrás, cuando las madres solo cumplían el rol de ama de casa ahora, son profesionales al igual que el padre y lamentablemente deben dejar el cuidado de sus hijos a manos de otras personas.

Cuida sus momentos en el internet

Cuida sus momentos en el internet

No es que está mal, una mujer debe tener las mismas aspiraciones profesionales que el hombre de la casa, sin embargo con los dos fuera, el niño puede quedar expuesto a una libertad total perjudicial para su crecimiento. En primer lugar, debes saber con quién dejar al pequeño, debe ser con alguien de confianza que a la vez no lo consienta demasiado, que puede ser el caso de las abuelas o las tías.

Consulté con la psicóloga Mariela Verástegui y ella me mencionó:

“Los niños pueden aprovechar las ausencias de los padres para hacer mal uso de la libertad. Sin embargo queda en los padres saber reafirmar la autoridad, a pesar del poco tiempo disponible. Cada momento en familia se debe educar sin poner restricciones sin explicar y sobre todo predicar con el ejemplo”

Muchos papás y mamás que dedican gran parte del día al trabajo, luego llegan a la casa a ver televisión o están conectados permanentemente al celular ¿Cómo podemos pedirle a nuestros hijos que manejen de manera adecuada sus tiempos libres si nosotros mostramos dependencia a nuestros objetos electrónicos? Por eso es importante que cuando pases tiempo con tus hijos, hasta el televisor se apague, para que puedan conversar y crear un vínculo especial que debe formarse desde pequeños y no esperar a que un adolescente acostumbrado a comer siempre solo en su cuarto frente a la computadora cambie su rutina.

Crea espacios de familia sin distracciones

Crea espacios de familia sin distracciones

El siguiente paso muy importante, como ya lo había mencionado, es que encuentres a alguien de tu entera confianza que pueda seguir el mismo patrón que tú, por eso es importante que el niño tenga un horario establecido que la persona que lo cuida haga cumplir. Será importante que llames constantemente a monitorear la situación, quizá no precisamente para hablar con él (si no lo desea) puedes simplemente preguntar qué es lo que hace.

Si ya tiene malos hábitos

Cambiar un hábito no es nada sencillo, he conocido a muchas madres que llegan cansadas a sus casa y para no tener que jugar con sus hijos, les compran Play Station o le permiten jugar en la computadora más de la cuenta. Después cuando la situación se descontrola, pedimos a las autoridades que generen más censura en los medios de comunicación cuando todo eso es parte de la educación y tiene que ser establecido bajo las reglas de la casa.

Consulté con la Doctora Mariela Verástegui y ella me comentó:

“Cambiar un hábito es complicado, lo sabemos por las cosas que han sucedido en nuestra misma vida de adultos, cuando queremos empezar una dieta o dejar el cigarro. Sin embargo, mientras más temprano comiences a revertir la situación, es mucho mejor, no pienses que ya es demasiado tarde, al principio costará pero el niño debe percatarse que las cosas han cambiado y que debe amoldarse al nuevo régimen. No es recomendable hacer un cambio de un día para otro, puedes ir generando pequeños cambios que hagan el proceso más llevadero, además no olvides conversar y explicar a qué se debe estas decisiones”.

No me parece mala idea consultar al niño acerca de las condiciones, obviamente sin dejar que el tome las decisiones trascendentales, después de todo, el padre eres tú, pero puedes, por ejemplo preguntarle a qué hora preferiría tomarse el tiempo para estar en la computadora o si prefiere la televisión o la computadora y/o intercalar los días en distracciones. También puedes promover que salga a la calle y que juegue con los niños de la zona, mucha televisión y video juegos lo volverán un niño sedentario y sin capacidades sociales.

Permite que salga a jugar con los chicos del barrio

Permite que salga a jugar con los chicos del barrio

No olvides de controlar contenidos

Lamentablemente el niño está expuesto a todo tipo de información y no puedes confiar en su capacidad de discernir, porque al fin y al cabo todavía son niños. Con la excusa de buscar información para el colegio, muchas veces pueden ver cosas indebidas, por eso te recomiendo hacer uso de los filtros que muchas veces te ofrecen las compañías de comunicaciones. Además si tu niño o niña tiene Facebook o cualquier otra red social, se recomienda que los padres estén atentos a las fotos que postean o las personas que admiten entre sus amigos, uno nunca sabe las verdaderas intenciones de las personas.

internet-ninos-5

Conversa siempre con ellos, ahora no basta decir “Si vas por la calle no hables con extraños” sino también en las redes sociales, no hables con extraños. Permite, solamente, que la red social sea exclusivamente para sus amigos cercanos y nadie más.

¿A partir de qué edad permito que utilicen redes sociales? Según la Doctora Mariela Verástegui, lo recomendable es que lo haga a partir de los 10 años, obviamente mientras más tiempo se puede prolongar mejor, porque en el camino va madurando y entendiendo los riesgos. Con respecto a los celulares con internet, no es necesario que un niño de menos de 10 años, posea un aparato tan sofisticado, solo hace falta que tenga un celular con el que pueda comunicarse con sus padres.

internet-ninos-6

 Imágenes: Homeschool, Focus, Chicago now, Suturi, Insafe

Etiquetas : , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Suiry Sobrino

Me encanta sonreír, mi nombre me estresa pero es perfecto para mi, me gusta pensar que canto bien y pienso que lo mejor hago es escribir.